c
a
r
g
a
n
d
o

Gregor Schneider. Kindergarten

Fecha: 11.02.2017 / 23.07.2017

Salas 1 y 2

información

A la edad de 16 años, Schneider se fue a vivir solo a una casa familiar en la calle Unterheydener, en su ciudad natal Rheydt, cercana a Colonia. La casa, situada en el número 12, se convirtió en un laboratorio donde experimentar con su producción artística, a través del espacio y su construcción.

Durante más de veinte años, Schneider se ha dedicado a reconstruir, rehacer y transformar las estancias de la casa: divisiones, paredes, agujeros y ventanas nuevas, habitaciones dentro de habitaciones, a tal grado que era imposible reconocer la estructura original del edificio. Repetición de elementos, construcción de otros nuevos, habitaciones duplicadas y reconstruidas, agujeros y túneles, acabaron creando la pieza, Haus u r [Casa u r] (1985-presente), que se convirtió en un experimento constante de construcción y transformación, donde el espacio intervenido adquiría nuevas presencias y significados. En 2001, Schneider fue invitado a representar a Alemania en la Bienal de Venecia, donde convirtió Haus u r en Totes Haus u r [Casa muerta u r], y literalmente desmanteló las habitaciones de su casa en Rheydt para trasladarlas a Venecia, proyecto por el que ganó el León de Oro.

Desde entonces, y jugando con la realidad y la ficción, ha recreado y modificado las habitaciones iniciales, otras posteriores y de reciente creación y las ha trasladado a diversas galerías y museos, como las que presenta en la exposición Kindergarten en el MUAC.  Estancias habitadas y a la vez deshabitadas, las construcciones de Schneider quedan despojadas de sus atuendos y de su contexto, y acaban resultando no-lugares, espacios transitorios e indeterminados.         

En esta transformación de lo vivencial, los espacios dejan de ser espacios funcionales, de una lógica inteligible. Por el contrario, Schneider potencia en ellos una pulsión de lo informe, convirtiendo la estructura habitacional en algo espectral y lúgubre. Al no estar habitado, la crudeza del espacio origina una manifiesta incomodidad. Lo apacible y acogedor de la casa se convierte en algo desconcertante, sus habitaciones se transforman en hábitats inquietantes y pierden su carácter de espacios íntimos, familiares y de cobijo. No son ya lugares de protección y amparo, sino que se despliegan como sitios perturbadores cuyos códigos no están claros. En esta nueva formulación espacial, ya no podemos permanecer en aquello a lo que pertenecemos: la habitación, la casa, lo doméstico.

La exposición también presenta su nueva pieza, Playground [Parque] (2017), donde Schneider explora una vez más la significación del espacio, en este caso el espacio público, nuevamente desde su habitar concreto, relacionado con su biografía y su ciudad natal. Producida especialmente para la exposición, la obra aborda la relación con los parques infantiles, comunes en Alemania, que proliferaron especialmente durante la reconstrucción urbanista de la posguerra y que él frecuentó en su infancia.          

Los espacios de juego infantil ponen de manifiesto la ambigüedad moderna de su concepción. Por un lado, son espacios para la espontaneidad y la liberación por medio de la actividad del juego; pero por otro, operan dentro de la normativización y el control que ejerce la sociedad moderna. Lo que sería el espacio del Homo ludens remite, a la vez, a un espacio de control en una ciudad dividida por el engranaje productivo.

Schneider incide en esa diferencia y propone un terreno de juego no funcional, donde las normas no son conocidas ni claras, subvirtiendo nuevamente lo utilitario y funcional que pudiera haber en los elementos y los espacios, como hacía inicialmente con las habitaciones. No se trata de una nueva formalización del juego, sino de crear un espacio de desconcierto y confusión donde, una vez más, no sabemos si Schneider parte de elementos biográficos reales o si todo es una ficción. Playground representa una propuesta para habitar de otro modo ese (falso) lugar público y cuestionar, desde el desconcierto, la resignificación y la dimensión de los espacios. Desde su experiencia vital, Schneider nos propone un lugar de la memoria para reactivar y habitar el terreno del juego.

 

Publicaciones

Título: Gregor Schneider. Kindergarten

Autores: Ory Dessau, Reinhard Maiworm, Virginia Roy

Idioma: Español e inglés

Edición: 2017

Editores: MUAC-UNAM

Extensión: 64 páginas

Formato: 22 x 16 cm

Precio: $250

descargar