c
a
r
g
a
n
d
o

Fernando Bryce

Dibujando la historia moderna

Fecha: 03.03.2012 / 03.06.2012

información

Exposición en colaboración con el Museo de Arte de Lima – MALI (Perú).

A lo largo de la última década Fernando Bryce (Perú, 1965) ha producido un extenso cuerpo de trabajo que forja nuevas formas de representación de la memoria histórica. Su método –el cual denominó tempranamente como “análisis mimético”– se basa en la copia de documentos oficiales, imágenes de prensa, propaganda política o anuncios de publicidad, articulando series de dibujos que revisan las relaciones de poder y su mediatización en la historia del siglo XX. Mediante la re-presentación (en el sentido más literal de volver a mostrar), a través de la copia o de la simple puesta en escena de documentos y objetos, Bryce genera instancias de parodia e ironía como armas para poner en evidencia los prejuicios subyacentes a los discursos oficiales comúnmente aceptados.

Esta exposición reúne por primera vez la mayor parte de las series más ambiciosas del artista. En las obras realizadas durante su primer período de trabajo, entre Berlín y Lima a finales de los años noventa, Bryce explora diversas formas de acercamiento a la representación mediática del contexto local y de su historia. Se encuentran los primeros dibujos libres hechos en tinta negra que anuncian el posterior estilo gráfico del artista, así como Cronologías (1997-1998), serie que empieza a perfilar un interés por la producción de obras más extensas que construyen sus sentidos a partir de la acumulación. También aparece el llamado Museo Hawai (1999), una vitrina convertida en gabinete de curiosidades de medios impresos, la cual daría forma a lo que el artista llamó el “pensamiento Hawai”, un sistema crítico de coleccionismo que juega con la yuxtaposición irónica de imágenes. Estas indagaciones conducen al hallazgo del método que formará la base de su trabajo –el análisis mimético– y que culmina con Atlas Perú (2000-2001), serie de cerca de quinientos dibujos que narran una historia visual del Perú del siglo XX. Visión de la pintura occidental (2002), será también una de las piezas más incisivas de este periodo, una instalación que formula un comentario irónico sobre la precariedad del sistema del arte en Perú, así como sobre la ambigua relación de la escena local con la tradición pictórica europea y con la misma categoría del arte.