- MUAC

La primera intervención de #MUACenlaCiudad está a cargo del artista Vicente Razo. Desde 2019, Razo ha experimentado y reflexionado en torno a nuestra relación con el tiempo y ha propuesto, a manera de juego, una deriva temporal como una crítica al sistema económico que nos ha programado para seguir el orden establecido.

En palabras del artista:
La semana es patrimonio empresarial. El primer código de control, la programación (literal) de lo ordinario. La primera orden en el lenguaje: enter command <<L/M/M/J/V/S/D>> entrada/salida….

La cuadrícula de la realidad tiene el trazo invisible de la semana. Nuevo orden empieza a borrar este trazo e imaginar otros. ¿Cómo arruinar el destino, desmantelar agendas, ensuciar la vida de todos los días? Aquí se busca reprogramar el presente para sugerir un cambio que, aunque no comience en siglos, se pueda empezar a vislumbrar ahora: que se acabe la semana, inventar nuevos días y que la hipocresía del domingo se vuelva obviedad.

Lurtes, el tiempo podrido que nombra la vida en la burocracia digital, laborar en el cybercapitalismo, home office 24/7, neologismo poético y crudo, viral.

Hoy es domingo, es un simple regalo institucional que contiene toda la nobleza y   consideración con la que una corporación trata a sus clientes: falsa amabilidad, palabras vacías, publicidad engañosa y control sobre tu tiempo libre. La necesidad de desbaratar el calendario quizás sea el trabajo político más trascendente que hemos postergado: la prisa por lo real nos lo ha cancelado, y nos ha alejado del ritmo gélido de lo increíble.
¿Otro tiempo es posible? Si lo empezamos a nombrar quizás puede empezar a existir… Es sólo cuestión de tiempo.

Vicente Razo, Nuevo orden, 2019-2021

 - MUAC

Vicente Razo
(Ciudad de México, 1971; vive y trabaja en la Ciudad de México)

Su trabajo se desplaza dentro de las prácticas de la antropología excéntrica, la crítica institucional y el coleccionismo de ruido. Es fundador del Museo Salinas, profesor de arte y sonidero experimental.

Curadoras: Alejandra Labastida y Virginia Roy